Ban Lung y su lago Yeak Laom

        Por fin llegamos a nuestro primer destino, Ban Lung, un pueblecito (eso creíamos) en la esquina noreste de Camboya donde aparte de estar rodeado de naturaleza, tiene un lago volcánico.

       Era de noche cuando nuestra furgoneta nos soltó en un cruce de Ban Lung, sin tener ni idea de donde alojarnos, empezamos a andar hacia donde nos indicó el alemán que nos acompañaba, su presupuesto era menos ajustado que el nuestro, así que el primer hotel que vio, le valió, nosotros rehusamos pagar 15€ la noche. Nos despedimos de él y nos dirigimos hacia el Balcony Guest House, un polo lejos, por cierto.

        He de hacer un inciso para explicar que en Camboya la moneda es el Riel Camboyano, pero es casi igual de oficial el dólar, puedes pagar en dólares y que te den la vuelta en rieles o viceversa, 1$=4000 rieles. Parece complicado pero enseguida te acostumbras. Nosotros siempre intentábamos llevar rieles, nos gustaba más usar la moneda del país.

       Cuando llegamos al GH, nos atendió un francés que resultó ser el dueño, nos dijo que le quedaba una habitación sin baño por 5$. La cogimos porque ya era tarde, no teníamos ganas de seguir buscando y porque tenía un chiringuito con cerveza helada de barril.

      Dejamos nuestras mochilas y nos fuimos para el restaurante, ¿qué van a tomar? ¡¡Dos jarras de cerveza!!. Encima era la hora feliz, así que lo de las cervezas se nos fue un poco de las manos, y claro, nos entró hambre. Allí sobre todo había comida occidental, una pizza margarita para mi y arroz frito para Ada.

        Lo de la cerveza fue un error porque nos íbamos a pasar toda la noche dando paseos al baño. En uno de esos paseos, Ada volvió del baño y me dijo: “Ten cuidado que hay un bicho en la puerta del baño”. Buah, pensé, no será para tanto, pero madre mía, el bicho era enorme, casi como mi mano, una especie de hibrido gigante de saltamontes con cucaracha, le faltaba hablar. No tuve narices de entrar, le decía a Ada que iba a hacer pis en una botella y por la mañana la tiraba. Se partía de risa, al final me tuvo que acompañar, pero el bicho se había movido y la puerta del baño estaba libre, uffff, vaya mal rato.

        Por la mañana alquilamos una moto en el GH por 5$ (20.000 rieles). Nos fuimos directos al mercado, no se si lo vais notando, pero nos encantan. Era nuestro primer mercado de Camboya y era enorme, fue ahí donde  nos dimos cuenta que no estábamos en un pueblecito, si no en una ciudad bastante grande. En cuanto al mercado en sí era bastante parecido a los de Laos, la única gran diferencia es que la mujeres iban en pijama. Si, habéis oído bien, en pijama, de ositos, de flores, de tajadas se sandía, el color que estaba de moda era el amarillo seguido del verde.

        Del mercado fuimos a ver un par de cascadas, el denominador común de los paisajes del sudeste asiático. No había excursión que se preciase que no incluyera un par de cascadas. No fueron gran cosa o será que habíamos visto ya tantas que nos habíamos vuelto muy exigentes o será también que los caminos para llegar están fatal y después de sudar la gota gorda con la moto esperas algo alucinante.

Ban Lung, Ratanakiri, Camboya

Catarata

Ban Lung, Ratanakiri, Camboya

Catarata

        Nos dio la hora de comer, ya le habíamos echado el ojo a unos puestos callejeros cerca de nuestro guesthouse. Nuestro primer contacto con la comida camboyana, lo primero que nos llamó la atención es que en cada mesa había una tetera, estaban calientes pero no sabíamos para qué estaban allí. Llegó la hora de pedir, allí no había ni carta ni sabían inglés. Así que fuimos mirando por el puesto y señalando lo que nos pareció mejor. Al final unos noodles super gordos con pollo para Ada, y otros amarillos con ternera para mi. Echamos en falta los aliños de Laos donde no faltaba una cajita con copos de chile, pasta de chile, pasta de gambas, salsa de pescado… Los noodles estaban bastante buenos y baratos.

        Por fin llegó la hora de ir a la gran atracción de Ban Lung, el lago volcánico. Cogimos nuestra moto rumbo al lago, la primera impresión nos dejó un poco desilusionados, pensábamos que íbamos a tener que subir un pequeño volcán y al asomarnos al borde estaría el lago. Pero no, aparcas la moto, bajas unas escaleras y te encuentras con el lago de frente, perfectamente redondo y rodeado por las paredes del cráter del volcán. También habíamos soñado con bañarnos en unas aguas termales, pero el agua estaba a temperatura ambiente, incluso fresquita.

       Dimos un paseo pensando que podríamos darle la vuelta entera, el camino es muy agradable, con bastantes árboles que parecen que se abren formando un túnel para que puedas pasar. Cuando ya llevábamos casi medio cráter recorrido, nos dimos la vuelta, el camino seguía pero parecía que se cortaba más adelante.

Ban Lung, Ratanakiri, Camboya

Alrededor del lago

Volvimos al punto de partida, donde había una pequeña plataforma para bañarse, te obligan a ponerte un salvavidas, así que me puse mi chaleco y al agua patos. Qué maravilla, qué sensación de paz, flotando boca arriba sin pensar en nada, mirando el cielo y sintiéndome un privilegiado. Qué bonita experiencia.

Ban Lung, Ratanakiri, Camboya

Baño en Lago Yak Loum

        Estando sentados en la plataforma, nos pusimos a charlar con una guía local y nos dijo donde podíamos comprar los billetes de bus para así no tener que pagar las comisiones que se llevan los hoteles y también nos recomendó un sitio para cenar. ¡Genial!

        Fuimos directamente a comprar los billetes a nuestro siguiente destino Krattie y de paso echarle un ojo al restaurante que nos había recomendado la guía que estaba al lado. La chica nos había apuntado el nombre en alfabeto camboyano, así que ya podéis imaginarnos a Ada y a mi con el papel en la mano y comparando esos extraños caracteres con los garabatos que había en los luminosos de los restaurantes. ¡Mira es ese! Ahhhh no, ves que le falta ese palito, así nos pasamos bastante rato hasta que tuvimos que preguntar. Efectivamente estaba al lado, nos pasamos por la puerta y entre señas y algo de inglés les hicimos saber que volveríamos a cenar. Aunque lo llame restaurante, realmente era un puesto callejero venido a más dentro de una nave de polígono y con una cancha de voleibol anexa. No tenía ni idea pero les encanta el voleibol y hay redes puestas por todo el país.

        Volvimos al guesthouse, descansamos un rato, nos dimos una ducha y cumpliendo nuestra promesa volvimos al restaurante recomendado, Ada se pidió pollo con pimientos y yo una especie de estofado de pescado riquísimo, todo regado con una cerveza súper fría. Quedamos bastante satisfechos y muy agradecidos a la chica del lago que nos había recomendado el sitio.

        Al día siguiente salíamos temprano hacía Krattie.

9 pensamientos sobre “Ban Lung y su lago Yeak Laom

  1. Nuria

    Pues si…lo del bicho…una pasada…creo que yo hubiera hecho (evidentemente con mayor dificultad) pis en la botella…..la foto de lcamino alrededor del lago…parece salida de un cuento…si…que bonita experiencia.

  2. pepe

    holaaaaaa chicos que maravilla y envidia sana de verdad, os veo perfectos y cada vez que veo que no es mucho la verdad porque sabéis que soy un poco descastado de vez en cuando miro el tema. oye os quería mandar un saludo y chicos disfrutad mucho.
    ahh y otra cosa no se quien escribe las publicaciones pero joder como os lo curráis, si fuese por mi no se no se ehh.
    muchos besitos

    1. adayjosebaontour Autor del artículo

      Ehhhhhhh, cómo andais por allí? Un saludo para ti también. Los post los escribo yo, aunque Ada los revisa y les da el toque final. Así que entre los dos. Muchos besos.

  3. Sara

    Pero ¿la tetera calentita para que era?????? Q intriga por favor!
    Da gusto leeros. Vivirlo un poquito x todos nosotros (como dijo una persona sabia) 😙

    1. adayjosebaontour Autor del artículo

      Jajajaj, se me olvidó pornerlo, resulta que en todos los restuarantes, cafeterias, etc. Siempre hay una tetera en la mesa para que bebas todo el te que quieras, si se acaba ponen otra nueva.

  4. Carmen

    Me encanta,q experiencia más increíble,de la forma que lo describís parece q una está allí,disfrutad mucho muchísimo,besos 😘😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *